Las amenazas climáticas causan el 58% de las enfermedades infecciosas

El impacto humano del cambio climático ya se encuentra en las enfermedades infecciosas. Al menos 58% de estas se disparan debido a este fenómeno en todo el mundo. Muchas veces, ni los propios médicos aciertan a pensar que esto esté pasando, porque sencillamente tampoco pueden verlo o diagnosticarlo.

Desde virus comunes transmitidos por el agua contaminada hasta patógenos mortales como la peste han aumentado los riesgos humanos de afectar la salud a través de los efectos climáticos. En lo que va de este año, se han detectado 218 enfermedades de un total de 375 que empeoran debido a síntomas provocados por el calentamiento global; esto es más de la mitad de las que inciden en la humanidad.

Tan sólo las inundaciones pueden propagar hepatitis, lo cual ha aumentado debido a las intensas lluvias que se registran en muchos países, sobre todo, tropicales y otros que no lo son, pero donde las precipitaciones pluviales ya se comportan como tales.

Al aumentar las temperaturas, también se prolonga la vida de los mosquitos, que son portadores de la malaria. En otros casos, las sequías incitan a roedores a buscar alimentos en zonas urbanas, ocasionando infecciones por hantavirus cuando muerden reservas de comida dentro y fueran de los hogares.

Así, pues, a los problemas ambientales se suma ahora la morbilidad que también afecta a especies nocivas transmisoras de enfermedades.

Foto: Ola de calor extrema: https://elmedicointeractivo.com

El aumento de los gases de efecto invernadero, el calentamiento atmosférico, las olas de calor, los repentinos incendios forestales, las precipitaciones del tipo monzónico en lugares que eran templados, el aumento del nivel de mar, el calentamiento de los océanos y las alteraciones sísmicas ocasionadas en la corteza terrestre son sólo algunos de los fenómenos que ya están vinculados con la afección sanitaria del hombre y, todo esto, debido al cambio climático.

Tan sólo de estos,se ha comprobado que el calentamiento atmosférico provoca 160 enfermedades, las lluvias intensas, 122; mientras que las inundaciones ocasionadas por estas, otras 121. Estos tres factores alteran el comportamiento de insectos y roedores, convirtiéndolos en nuevos trasmisores de enfermedades infecciosas. En el caso de las intensas precipitaciones pluviales y las inundaciones son un caldo de cultivo para la transmisión del dengue, también la fiebre amarilla y del Nilo Occidental, la malaria, así como la leishmaniansis (ocasionada por bichos de la familia lutzomyia como las palomillas y los mosquillos de las frutas fermentadas).

TE PUEDE INTERESAR: http://enfoquecultural.com/microplasticos-y-parasitos-nueva-bomba-ambiental-marina/

Microplásticos y parásitos; nueva bomba ambiental marina

Ola de calor. Foto: Imagen de Azmi Talib en Pixabay

Sólo para que lo sepan: los cambios climáticos han fortalecidos a insectos tanto voladores como rastreros, los cuales ahora son más tolerantes y adaptables a la intensidad del calor. Asimismo, hay líquenes y hongos que no eran agresivos para el ser humano, pero que ahora diseminan patógenos como la Candida auris, una forma de fungo-parasitación que incluso anida en resquicios de los hogares, hospitales y provoca hematomas que nadie sabe cómo los contrajo. La piel ya se hizo sensible a ese tipo de contaminación ambiental. Sobra decir que todo esto está causando un rápido decremento de la capacidad inmunológica humana al permitir que surjan enfermedades como el herpes y la candidiasis. ¿La solución más viable? No hay otra, es preciso detener el uso de combustibles fósiles causantes de ese deterioro ambiental y creador de nuevas especies patógenas.

 

Con información de The conversation (https://theconversation.com/).

Foto portada: Imagen de Erika Varga en Pixabay

Foto interna: Ola de calor. Foto: Imagen de Azmi Talib en Pixabay